Sin miedo a las faldas.

El juego es de roce y de calidad, la pecosa no trata diferente, cuando suena el silbato y el juez señala la mitad del campo, se acaba el temor por faldas, nada de fútbol en tacones, ni de palabrerías, 11 contra 11, a veces más juego fuerte, a veces incluso más huevo.

futbol femenino nacionfutbol.co

Así viven el fútbol las mujeres, las súper poderosas, como lo vivieron los primeros futbolistas, con tribunas a medio llenar, sin mucha atención, ni dinero, sí, aunque una de las jugadoras mejor pagadas del mundo cobra 3 millones de euros aún siguen sin existir ligas profesionales de fútbol femenino, y quiero que tenga en cuenta que liga profesional debe considerarse solo aquella en que sus competidores puedan dedicarse únicamente a practicar el deporte que han elegido, quiero que me presente a la primera mujer que diga “Hola, soy jugadora profesional de fútbol y me gano 4 millones de pesos mensuales”… no la va a encontrar.

Sin miedo a las faldas, el fútbol ha abierto las puertas para ellas, pero no las billeteras, les falta el respaldo, a ellas que muchas veces y en países como Colombia o Estados Unidos, muchas veces logran mejores representaciones en los torneos que sus pares masculinos, y entonces nace la duda no sería necesario, justo y necesario contar con una liga profesional de fútbol femenino, que llene estadios, que celebre sus estrellas tal y como lo hacen las ligas masculinas.

Una apuesta económica que permita que estas le pongan el pecho solo a la pelota, que puedan dedicarse únicamente a poner el balón al piso y jugar a lo que les gusta y a lo que saben.

Apóyelas, un pequeño grano de arena, vaya a los partidos que se organizan, vea las trasmisiones y bueno claro pónganse la camiseta de ella las súper poderosas.